Hoy en día escuchamos mucho hablar sobre las instalaciones de energías renovables. Cuando escuchamos esto, lo primero que nos viene a la cabeza son los «Paneles solares», pero qué sabemos sobre ellos?

Los paneles solares que vemos en los tejados de las casas lo que hacen es captar la radiación solar que nos proporciona ese maravilloso astro rey Sol. Pero Ojo!!!! La radiación solar nos proporciona dos tipos diferentes de energías : Energía térmica y Energía fotovoltaica

Los paneles solares son diferentes en función de la energía en la que queramos transformar esa radiación solar. Por lo tanto vamos a aprender a diferenciar entre paneles térmicos y panales fotovoltaicos y cuales son sus usos.

  • Los Paneles Térmicos, son los que transforman la radiación solar en energía térmica. Que esto que es? Pues muy sencillo energía que nos aporta calor o frío. Estos paneles son los que muchas veces vemos en los tejados de las casas junto con un depósito arriba

Pero debemos saber que no siempre es así, ya que el depósito (acumulador) puede estar en cualquier otro lugar de la casa.

Los usos que se le dan a la energía producida por placas térmicas son diversos. Se puede utilizar sólo para calentar agua para ducha, baños y cocina ( lo que se llama ACS ), agua caliente sanitaria. Otro uso muy común es para calefacción por circuito de agua, bien con radiadores, bien con suelo radiante.

Estos dos son los usos más comunes, pero existen otras dos aplicaciones de este tipo de energía que son, la climatización de piscinas y la refrigeración. Si, lo se, aunque parezca contradictorio, de la energía solar térmica se puede obtener aire acondicionado para refrigeración mediante un sistema de absorción.

  • Los Paneles Fotovoltaicos. Estos paneles están fabricados con materiales semiconductores que al captar al radiación solar la convierten directamente en energía eléctrica. Con este tipo de paneles podemos abastecer nuestras viviendas de electricidad.

Aquí debemos distinguir entre dos tipos de instalaciones, las de autoconsumo y las aisladas.

Con las instalaciones de autoconsumo, seguiremos conectados a la red eléctrica, abaratando nuestra factura de la luz entre un 30% y un 60%, dependiendo de cada caso particular. Pero efectivamente, ahorro hay y debido a los precios de este tipo de instalaciones, la amortización es a corto, medio plazo.

Las instalaciones aisladas, como su nombre indica, no dependen de la red eléctrica, pero la inversión se multiplica prácticamente por 3. Por tanto, es rentable este tipo de instalación? Pues eso dependerá de cada caso específico.

Decir que interesa más el aislado, sin hacer un estudio previo de la vivienda, hábitos de consumo, electrodomésticos, etc….no es objetivo.

Mi consejo, siempre pedir un estudio previo y valorar la inversión que vamos a realizar. En la mayoría de los casos, sale más rentable el autoconsumo.

Pero como decía el título, moda o realidad? La respuesta es, realidad

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *